lunes, 18 de mayo de 2015

Manga: Érase una vez nosotros

Portada del primer tomo
Título: Érase una vez nosotros

Título original: Bokura ga ita

Autora: Yuki Obata

Género: Shôjo

Año: 2002

Editorial española: Ivrea

Precio: El primer tomo valía 6,90€ (¡dios! ¿Os acordáis de cuando los mangas valían ésto?) pero el último ya valía 8€

¿Acabada?

Número de tomos: 16

Sinopsis del primer tomo: Empieza la vida en el instituto y, para muchas chicas, también su primer amor. Nanami Takahashi, a la que todos llaman Nana, no será una excepción... Va a la misma clase que Motoharu Yano, un chico muy ligón que dicen que ha enamorado a dos de cada tres chicas en el colegio. A Nana no le parece tan atractivo, aunque quizá acabe cambiando de opinión...

Opinión personal: BUENO BUENO. No sé cómo empezar a hablar de este manga, y es que lo cierto es que ha removido en mí un montón de sentimientos y emociones, y eso es bonito. A mí suele costarme que me gusten los shôjos; si digo que no me gustan estaría mintiendo, pero no me gustan todos, me gustan shôjos "más raros" o "complicados" "o más serios". Cuando empecé a leer éste manga, hubo personas que me dijeron que es un shôjo muy normal, muy "genérico": Voy a decir algo: No lo es en absoluto. Claro que los shôjos "siguen un patrón" y al final lo que estás esperando es ver si la pareja se queda junta o no, pero más allá de eso, para mí, Érase una vez nosotros, aborda temas mucho más adultos.



En Érase una vez nosotros vemos la evolución de todos los personajes, ya que el manga empieza cuando los personajes tienen 16 años, y al finalizar ya tienen 25. Pienso que a veces los mangas llegan a nosotros en el momento adecuado y que a veces, el momento influye mucho también en nuestra decisión final respecto a él. La verdad es que Érase una vez nosotros ha llegado a mi vida justo cuando tenía que haber llegado, no podía haber elegido un momento mejor, y la verdad es que es un manga que ME HA ENCANTADO de principio a fin. El dibujo me parece maravilloso, y es que aunque en el primer tomo el dibujo sea un poco WTF?! (esas YAOI HANDS que le dibujaban a Yano eran para matarse XDD) después mejora y me gusta mucho mucho. Leí el primer tomo y dije: Pues ok, vamos, que ni me gustó ni lo odié, fue como algo indiferente, pero pensé que tenía que darle una oportunidad real, y ahí estoy, muy enamorada de este manga. Había leído reseñas muy buenas y una amiga tenía los tomos así que le pedí que me lo prestara a ver si me gustaba, y ha sido una experiencia muy bonita. He leído por ahí que este manga se licenció en España hacia 2005, y yo en 2005 estaba más pendiente de Bleach que de cualquier otra cosa, así que era muy normal que apenas le prestase atención/no me interesara en su día ni lo más mínimo.

Son 16 tomos, pero la verdad es que me va a costar olvidar todo lo que he vivido leyendo este manga. La verdad es que hay muchas frases (muchíiisimas) que me han puesto los pelos de punta (salvando las distancias, porque no tiene NADA que ver, me pasaba como cuando leí Oyasumi Punpun, que hay mil frases y situaciones que te rompen por dentro y te fascinan a partes iguales). Cuando empecé este manga, al principio, me quedé -en cierto modo- un poco "decepcionada", pensaba: ¿Tanto rollo para ésto? ¡Si es un shôjo normal de instituto! Pero nada más lejos de la realidad (a decir verdad, me parece un manga muy serio, es shôjo, porque sí, porque podría ser josei perfectamente (no me meto en géneros, ¿eh? Que la lío parda y luego me acosan haters por twitter)).

Creo que es un manga muy real, la gente sufre por amor, y sufre mucho, y lo pasa horriblemente mal. No es un shôjo donde pienses que el amor es bonito: Porque no lo es, es un manga que creo que hay que mentalizarse un poquito antes de leerlo porque es un drama con todas las letras. Al final sentía pena por todos los personajes y quería abrazarles muy fuerte y decirles que todo iba a ir bien (sobretodo a Nanami y a Yano). Me encanta Yano, porque es un tío con muchos matices y es un personaje muy bien conseguido, es como muy real, y me encanta Nanami, porque en realidad ella es una badass con todas las letras. Por un lado tenía ganas de llegar al final, porque yo estaba como: 




¡Y por otro no quería acabar! Pero claro, todo se acaba y *llantos*. Por supuestísimo recomiendo muy mucho este manga: Tanto si os gusta el shôjo como si no, creo que a todo el mundo le podría gustar esta historia: Eso sí, hay que mentalizarse porque se avecina drama (¡del bueno, ojo!).

lunes, 27 de abril de 2015

Anime: Gekkan Shoujo Nozaki-kun

Hace días que quería subir/reseñar esta serie, y no sé porqué la fui dejando a un lado (?), supongo que con el lío del salón del cómic y todo, se me amontonó en los borradores de blogger XD. El caso es que hace un mes o así que la terminé de ver y no la había reseñado, y hoy es un buen día para hacerlo, y hale, así soy yo (si queréis no pinchéis el link, que ésto es una referencia/guiño a unos amigos míos (??)).

Empecé viendo este anime por recomendación de una buena amiga, y la verdad es que cuando me comentó ella de qué iba, a pesar de que esté en la categoría (o demografía, claro) "romance", pensé que de ésto no habría demasiado, y en efecto XD.

El argumento no es demasiado complejo: Sakura (ese es su apellido, ella se llama Chiyo) se le declara un día a su compañero de clase: Nozaki, ella no lo sabe, pero Nozaki, es un mangaka famoso... De shôjo manga (manga para chicas). Lamentablemente para Sakura, Nozaki no entiende que ella quería declararle su amor e interpreta que por algún motivo, ella ha descubierto que él es un mangaka famoso y le está pidiendo su autógrafo. Sin saber lo que realmente siente Sakura, Nozaki, la invita a su casa para que la ayude a terminar el capítulo de su manga.


No he leído el manga, pero he leído por ahí que se trata de un yonkoma; ésto significa que se trata de un manga de tiras cómicas (para mí, el claro ejemplo de yonkoma que me viene siempre a la cabeza es Azumanga Daioh). La verdad es que es un anime súper divertido, tiene doce capítulos y es una buena forma de distraer la cabeza y no pensar en otras cosas. Es una comedia, y es de esas series que te sacan más de una carcajada. En esta serie hay muchas parodias al manga shôjo en general, y la verdad es que me entretuvo muchísimo. Si alguien recurre a esta serie buscando romance, que no lo haga, ya que aunque el punto de partida parece que sea ese, al final trata de cualquier otro tema antes que el romance.

Es una serie que recomendaría a todo el mundo, creo que puede gustar a todas las personas, es divertida, ágil, es una comedia con todas las letras. Conozco a muchas personas que hace un tiempo que no ven anime, pues bien, creo que esta serie es el remedio para que volváis a ver anime, porque creo, que no defraudará a nadie ^___~

viernes, 24 de abril de 2015

La crisis en el manga nacional

Ahora me estoy leyendo éste shôjo <3
Yo siempre he sido más de shônen que de shôjo (las cosas como son), actualmente soy más de seinen que de josei, pero irónicamente, en mis estanterías hay más shôjo que shônen, así que CREO saber de lo que hablo. Nunca suelo hacerme ninguna colección shônen por varios motivos: Primero porque soy pobre, de modo que ahora mismo no puedo permitirme comprar una colección eterna y encima abierta, y que además, normalmente suele menguar su calidad conforme avanza, y segundo, los shôjo suelen ser más cortos y se leen más ágil; y me es más sencillo releer un shôjo que un shônen (ironías de la vida).
No os mentiré si os digo que estoy contenta de que en España se esté apostando por el seinen, que a día de hoy, es mi género de manga favorito. Últimamente estoy pasando por una etapa bastante de leer shôjo que hasta a mí me sorprende, y lo curioso es que me gustan "shôjos raros", que yo digo (no os vengáis arriba tan deprisa). Me gustan shôjos extraños, fuera de lo común, de esos que digas: SÍ! No suele gustarme "el típico shôjo genérico" (claro que hay excepciones, pero por regla general no suelo prestarles demasiada atención). La mayoría de blogs que conozco y leo sobre manga se centran casi exclusivamente en el shôjo, y siempre por blogs, o twitter, o facebook, leo a las shôjeras decir que se edita muy poco shôjo en España, ojo, tienen razón; pero no se edita shôjo como tampoco se edita shônen, como no se edita NADA.

En España la época dorada del manga -impreso, me refiero, no del anime- fue como en 2005, más o menos. Hubo una época en la que yo me hacía al mes 22 colecciones al mes, y no exagero, las conté. Salía TODO, la gente pedía una serie y la licenciaban, y creo que nos mal acostumbraron. Luego llegó la crisis y las editoriales dejaron de arriesgarse. He leído muchas veces a shojeras quejarse de que "el 90% del manga que se edita en España es para tíos", puede ser, pero las últimas veces que he pisado tiendas de manga, el 90% de las colecciones eran shôjo, y ojo, no me quejo, pero hay que pensar que editoriales como Ivrea, por ejemplo, apuestan mucho por el shôjo: ¿Que no traen la serie que querías tú? Pues probablemente, puede ser, pero hay que decir que traen shôjo, y además, este año han tirado la casa por la ventana y han licenciado Aoharaido, que es como el shôjo del año, es como lo que todas las shojeras esperaban que se licenciara y lo han hecho.

Siempre he pensado que las editoriales se arriesgan más con el shôjo; quizás porque es mucho más sencillo, es decir, los shônen de éxito son los que se publican en la Shônen Jump, de modo que suelen ser series infinitas, de manera que entiendo perfectamente que una editorial (y más en los tiempos que corren) no se arriesgue con este tipo de series porque tal vez la licencian y no la comprará nadie: La gente tiene más reservas al comprar shônen, yo creo, porque a mí me pasa: No sabes cuándo acabará, no sabes si la editorial la finalizará, hay más contras que pros, así que al final acabas no comprándola, en cambio los shôjo son mucho más cortos, y creo que el público de shôjo sí invierte en las series que les gustan (tal vez porque algunas ya tienen final "y ya van a lo seguro"), tal vez por lo que sea, pero os aseguro que conozco a más compradoras de manga shôjo que shônen.

¡Las editoriales no traen shôjo! - Se lamentan algunas. A mí me gustaría decir que pienso que las editoriales con el shôjo son más benévolas, se arriesgan un poquitín más, repiten con las autoras, traen series porque son de tal autora, en cambio en el shônen traen una serie porque lo está petando en la Shônen Jump, no porque sea de tal autor. No digamos ya en el seinen, que creo que hasta hace poco no ha empezado a llegarnos seinen de calidad y editoriales dispuestas a arriesgarse con este género (y con el josei tres cuartos de lo mismo). Ya no voy a hablar de otros géneros que me gustan (como el yaoi), porque he asumido que ver publicado en España mangas de gente como Yamane Ayano es una utopía y JAMÁS va a ocurrir. A mí por ejemplo me gusta mucho el manga de terror/gore, de autores tipo Suehiro Maruo o Hideshi Hino. Creo que lloré cuando en España licenciaron Hikari Club (amo este manga, por cierto), pero es un género bastante especial y minoritario (o te encanta o lo detestas), y cuando licencian algún manga de este género suele ser muy caro y la gente nos lo solemos pensar mucho, y claro, es un bucle: No traen porque no vende, no vende porque un tomo vale 15€, y así, es un bucle del terror uzumaki.

Ivrea saca mucho shôjo y parece que su línea editorial se decanta por esa vía, y les va bien. ¿Quién saca shônen en España? ¿Planeta? ¿Norma? ¿Y qué sacan? Pregunto en serio, porque no lo sé. La editorial que sacaba más shônen era Glénat, de hecho, y al perder las licencias nos quedamos un poco huérfanos.
Recuerdo que en su día yo llamaba a las shojeras "las niñas mimadas", y de hecho, lo fueron durante mucho tiempo, y es que diré más, yo creo que a día de hoy incluso lo siguen siendo con lo mal que está el panorama manga nacional.

Claro que todos tenemos derecho a quejarnos, a criticar, y entiendo que una persona que lea shôjo me diga que en comparación con hace años no sacan nada, y que está harta y que a fin de cuentas se la suda si publican shônen o no, por ejemplo. Sí, yo soy de esas personas que cuando se anuncian licencias dice "¿otro shôjo?" y todavía me admiro cuando leo a esas personas quejarse de que apenas sacan shôjo y que la publicación nacional de shôjo da vergüenza: La de shôjo, la de shônen, la de todo, y ya digo, no voy a citar géneros como el josei, el yaoi, o el seinen (que ojo, yo con el seinen estoy bastante contenta porque últimamente están sacando bastante). Yo creo que la gente debería asumir que el panorama manga en general en la actualidad deja bastante que desear, y aunque también nos ha traído cosas buenas (siempre quiero pensar que detrás de algo malo, hay algo bueno también), tenemos que asumir que las personas que somos más mayores y llevamos más de diez años en el mundillo (mínimo) antes el manga en nuestro país gozaba de buena salud, pero hay muchos factores que detonaron lo que nos ha quedado en la actualidad.
Pienso que es muy exagerado acusar a las editoriales de "no sacar nada" cuando el catálogo de Ivrea el 80% (y estoy siendo pesimista) es shôjo: Una cosa es que no saquen la serie que tú querías, pero no hay que negar la evidencia. El shôjo se acaba licenciando tarde o temprano: No todo, claro, pero es más sencillo que acabe llegando. El shônen, el shônen... Fuera de los tres o cuatro infinitos que lo petan: ¿Hay vida más allá? ¿La verdad? Yo creo que es un género que en España está más muerto que el shôjo. Hay géneros de shônen que en España es impensable que lleguen jamás (como los géneros de deportes, por ejemplo), hace poco leía que en España nadie se plantea traer ningún manga de deportes porque no tiene salida alguna, y así muchos otros subgéneros. Yo creo que antes de quejarnos deberíamos mirar un poquito alrededor, en general, y así seremos mejores personas (??).

Yo leo muchos géneros, y de hecho, "el shôjo genérico" no me acaba de gustar porque "siento que se  me quedó pequeño" pero tengo mis épocas, y hay muchos que sí me gustan (y os decía más arriba que irónicamente en mis estanterías el género que predomina es el shôjo), de verdad, soy una persona muy imparcial porque lee de todo (yo qué sé, incluso hentai (otro género que aquí jamás veremos gran cosa publicada, suerte que en su día trajeron Love Junkies, porque la catástrofe de Yura & Makoto no se lo perdono -¿veis? Lo que os decía con el optimismo-)).
Creo que hay mucha gente que se mal acostumbró (como decía más arriba), en cambio habemos otro sector que como nos resignamos a que jamás veríamos tal obra o tal otra publicada en España, es como que nos parece que las demás tienen más suerte que nosotros: Y en realidad no llevamos razón, ni unas ni otros: Todo está mal, y punto.
Es cierto que jamás NADIE estaremos de acuerdo, y los géneros que más nos gustan siempre nos parece que hay muy pocas series licenciadas, las editoriales no se mojan al licenciar cosas nuevas, etc... Es cierto, pero nadie hemos pensado en factores como la crisis, y demás cosas que hacen que tal vez, licencien con más reservas. Creo que hay que mirar el lado positivo de todo ésto y dejar de decir que de tal género no traen nada: Porque de verdad, no traen nada de ninguno, y lo repito, hablo ya de shônen y shôjo, no voy a englobar otros géneros (que SÍ me gustaría que trajeran algo). Y no voy a hablar del fracaso del yaoi en España, porque las editoriales no se ponen de acuerdo en qué licenciar y acaban licenciando basura que no le interesa a nadie (no voy a hablar de Junjou Romantica, que ojo, a mí me gustaba, pero eso no voy a abarcarlo en esta entrada). Y espero que ninguna shojera se me exalte, porque entiendo la postura de todas las personas, pero creo que antes de hablar hay que mirar un poquito alrededor, la situación, y demás.

lunes, 20 de abril de 2015

Crónica: 33 Salón del Cómic de Barcelona

Cartel del Salón del Cómic 2015
El Salón del Cómic clausura la edición de este año con 113.000 visitantes

El 33 Salón Internacional del Cómic de Barcelona cerró ayer domingo sus puertas habiendo recibido 113.000 visitantes, un aumento de 7.000 asistentes respecto a la edición del pasado año. La ciencia ficción y la fantasía heroica han sido los ejes temáticos de este año, protagonistas de la macro exposición central, Cómics fantásticos, de más de 400 originales, y de buena parte de la programación, que ha incluido charlas y actividades relacionadas con el mundo de la ciencia, por un lado, y con las leyendas, por otro.

Estas cifras demuestran que el Salón del Cómic es capaz de atraer a una gran cantidad de público, que también es muy variado porque el certamen tiene una gran diversidad de actividades, ha explicado el director del Salón, Carles Santamaría.

El director del certamen ha destacado sobre todo el éxito que ha supuesto la gran exposición y actividades dedicadas al género fantástico, así como las muestras de superhéroes o las dedicadas a nuestros autores de diferentes épocas. Ha añadido que esta edición ha contado una amplísima presencia de autores nacionales y extranjeros de primer nivel.

El Salón Internacional del Cómic de Barcelona dio el pistoletazo de salida a su 33 edición el jueves 16 de abril, en un espacio de 36.000 metros cuadrados, ubicado en el Palacio 2 de Fira de Barcelona Montjuïc. Ha contado con un total de 19 exposiciones, incluidas las de los ganadores de la pasada edición, y también la de los superhéroes, este año, superhéroe y villano, pues el Capitán América y el Joker han cumplido 75 años. El personaje de Manuel Vázquez, Anacleto, agente secreto, también contó con su propia muestra, e incluso con una presentación de la película, de inminente estreno, y la presencia del Anacleto de carne y hueso, Imanol Arias.

Entre los autores extranjeros que han estado presentes en el Salón del Cómic destacan Milo Manara, José Luis García López, Scott McCloud, Barry Kitson, Frederik Peeters, David Finch, o los creadores del cómic Hora de Aventuras, Branden Lamb, Shelli Paroline y Ryan Nort. También estuvo presente, en el apartado de conferencias, David Saltzberg, asesor científico de la serie de televisión The Big Bang Theory y Tania Sánchez, que charló sobre su pasión por Juego de tronos.

El inicio del Salón del Cómic coincidió además este año con el de la Star Wars Celebration, que se abrió con una videoconferencia de J.J. Abrams, el director de la última película de la saga, y la proyección del segundo trailer del film. Un estreno mundial al que pudo asistirse en el Cinesa Diagonal de Barcelona.

Enrique Sánchez Abulí, guionista y creador del mítico Torpedo 1936, resultó merecedor del Gran Premio del Salón, y Saga, de Brian K. Vaughan y Fiona Staples, y Las Meninas, de Santiago García y Javier Olivares, fueron consideradas la Mejor Obra Extranjera y la Mejor Obra Española del año, respectivamente. El premio a Autor Revelación Divina Pastora fue para Miki Montlló y el del jurado popular fue para Croqueta y empanadilla, de Ana Oncina. El Mejor Fanzine se lo llevó, con su último número, Thermozero Cómics.


El Salón del Cómic de este año ha estado llenísimo, colas larguísimas (como el del manga), y ha contado con un espacio más grande (y más asistentes). Este año han habido muchas exposiciones la mar de interesantes, así como dos concursos de cosplay (los concursos de cosplay son mis cosas preferidas de los salones, de modo que estoy muy contenta de que ahora los hayan incorporado también al salón del cómic). Y hablando de cosplay, muy contenta me hallo con que hayan habilitado un espacio para que los cosplayers podamos cambiarnos de ropa. Me lo pasé en grande (como siempre ocurre en estos eventos), vi a la gente que quería ver (a algunos hacía mucho que no veía), y bueno, ahora la tristeza post-salonera, así que un poco de paciencia y a esperar al Salón del Manga >__<.

Para este salón fui cosplayada de Bulma de Dragon Ball y me lo pasé en grande. A continuación, os dejo fotos del salón:









































Y aquí estoy yo cosplayada de Bulma, síp

Muchas gracias por todo a Ficomic

Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...